lunes, 3 de septiembre de 2012

Notas de fútbol

Notas de fútbol

Link to Notasdefutbol

Cuando Gascoigne era el ranger de Glasgow

Posted: 03 Sep 2012 09:56 AM PDT

gascoigne rangers

Eran otros tiempos. Notas de Fútbol no existía, Marca no tenía edición digital y Twitter o YouTube eran una quimera. De fútbol internacional sabíamos lo justito, sólo lo que leíamos en las revistas, los partidos que veíamos en la recién estrenada Liga de Campeones y lo que nos contaba en el Día Después aquel tipo que se hacía llamar igual que el mítico lateral zurdo del Milan. Ahí podíamos ver los goles de Shearer en la Premier, las genialidades de un joven Del Piero en el Calcio o los últimos destellos de Francescoli en Argentina. Pero también había hueco para una liga como la escocesa, y es que en Glasgow, cuna de los dos grandes de aquella tierra, jugaba Paul Gascoigne, quien vistiendo la camiseta del Rangers mostró los que serían sus últimos años de aquel gran fútbol que emanaba de sus botas y al que nunca acompañó su cabeza. Hoy ambos viven momentos difíciles: el club por sus problemas económicos, que le han obligado a refundarse en la tercera categoría escocesa; el futbolista, por esa mala cabeza que le impidió desarrollar todo su potencial y que hoy le tiene presa de sus adicciones. Pero hoy recordaremos aquellos años en los que juntos vivieron grandes momentos.

Gascoigne era ya una estrella consolidada en Inglaterra, uno de los futbolistas con mayor talento del país, pero también protagonista fuera de los estadios merced a una cuantiosa colección de malos hábitos que le acompañaron desde que debutara con la camiseta del Newcastle, allá por 1984, hasta que colgara las botas en 2005 vistiendo los colores del Boston United. Gazza había brillado defendiendo los colores de Newcastle primero y Tottenham después, por quien había fichado a pesar de los intentos de Ferguson por convertirlo en red devil. Curiosa pareja la que habría formado con Eric Cantona. También con la selección inglesa, con la que completó un gran Mundial de 1990 que le valió para formar parte del once ideal del torneo. La Gazzamanía era ya una constante en las Islas. Sin embargo, las lesiones y los problemas extradeportivos minaban su rendimiento. Llegó entonces, en 1992, la oferta de la Lazio procedente del entonces todopoderoso Calcio, y a Gascoigne le sedujo la idea de probar su valía fuera de Inglaterra.

Tras pagar el club romano un alto precio por su fichaje, Gazza se rompió días después el ligamento cruzado y aquella lesión marcó en exceso su rendimiento posterior. Era una mala manera de comenzar su aventura italiana, a lo que posiblemente no ayudó tampoco que en su presentación le comentara a Sergio Cragnotti, el capo lazial, que su hija tenía buenos pechos. Gascoigne nunca mostró su fútbol en el duro Calcio y, tras tres temporadas en exceso irregulares, decidió que era el momento de cambiar de aires, y fue entonces cuando el Glasgow Rangers llamó a su puerta en 1995. En Ibrox Park, Paul volvió a reencontrarse con su privilegiada visión de juego, con sus milimétricos pases entre líneas, con su preciso disparo. Con su talento. 1996 fue un buen año para él: además de recuperar buena parte de aquella versión que mostrara antes de fichar por el Lazio se convirtió en el ídolo de la afición, ganó la liga y la copa escocesas, fue nombrado mejor jugador de la competición y fue de la partida de la selección inglesa anfitriona de la Eurocopa, donde los Pross llegaron a semifinales y Gascoigne fue incluido en el equipo ideal del torneo gracias a sus actuaciones y algún gol para el recuerdo.

En Glasgow coincidió con otro futbolista de gran talento como el danés Brian Laudrup, que aterrizó en Escocia tras no brillar en el Milan. Entre ambos formaron una sociedad repleta de buen fútbol que encontraba en el imponente centrocampista alemán Jörg Albertz un socio de lujo. En la defensa habitaba un viejo conocido de la afición española como Björklund, buen central que después de su aventura escocesa ficharía por el Valencia. El sueco compartía zaga con los italianos Negri y Porrini. En la portería estaba el sempiterno Andy Goram, que jugó hasta los 40. Era aquel un buen equipo que dominó en Escocia aunque no tendría tanta suerte en Europa, donde sucumbiría ante buenos equipos como el Ajax de Van Gaal, la Juventus de Lippi o el Borussia Dortmund.

gazza flauta

Pero Gascoigne raramente era noticia tan sólo por su fútbol, y en Escocia no iba a ser menos. De esta manera, su imagen sacando la tarjeta a amarilla a un árbitro tras caérselas a éste y recogerlas del suelo dio la vuelta al mundo, pero sobre todo fue sonada su particular celebración de un gol en el Old Fim, el viejo derbi de Glasgow entre Celtic y Rangers que a buen seguro echarán de menos en la Scottish League. A Gazza no se le ocurrió otra cosa que celebrar un tanto simulando tocar una flauta, como en las polémicas marchas protestantes de la Orden de Orange, claramente anti-católicas. La afición católica del Celtic le catalogó como el borrego número uno de Escocia, mientras que los protestantes del Rangers le juraron amor eterno. Por ello, a Gascoigne le llegaron a amenazar de muerte los seguidores más radicales del Celtic, quienes le instaban a abandonar Escocia con carácter inmediato. Gascoigne ya había dejado su firma en la liga escocesa, tanto para bien como para mal.

En su segundo año en Glasgow repitió título liguero y alzó también la Copa de la Liga. En su primer año había marcado, sin ser un goleador, 14 tantos en 28 partidos, mientras que en el segundo anotó 13 en 26. Un gol cada dos partidos. En su tercer y último año en Ibrox Park su rendimiento cayó de forma considerable y su declive se hacía ya patente. Gazza había dejado muchas tardes de buen fútbol, pero su sobrepeso y malos hábitos no dejaron de acompañarle. En ese último año, el Glasgow notó su baja forma y perdió la hegemonía a favor del Celtic, que recuperaría el título tras nueve años de dominio protestante.

Ese último año Gascoigne tenía un nuevo compañero de equipo: un joven italiano de 19 años con cara de pocos amigos, que solía protestar y quejarse en italiano pues no hablaba una sola palabra de inglés y que afirmaba ser un escocés nacido por casualidad en Calabria. Se llamaba Gattuso, y el día de su presentación preguntó quién era esa mujer que aparecía en todas las fotografías. La Reina de Inglaterra, le dijeron. Rhino tenía un carácter complicado y perdía los nervios con facilidad, pero Gascoigne encontró el remedio: un par de sopapos. El joven italiano no se libró tampoco de las bromas de Gazza, como cuando le llenó los calcetines de heces o falsificó una petición al club para duplicar sus clases de inglés. Tras problemas con Advocaat, técnico entonces del club, Gattuso abandonó el Glasgow convertido en un ídolo para la hinchada y nunca olvidará aquel año como tampoco su despedida: el presidente David Murray le invitó a su casa para concretar el traspaso a la Salernitana y allí se encontró, nada menos, con Sean Connery y Catherine Zeta-Jones. Yo negociando un traspaso y 007ofreciéndome té, dijo.

También Gascoigne abandonó el club ese año, al igual que Brian Laudrup, tras disputar 74 partidos y marcar 30 goles. El Glasgow llevó entonces a cabo una necesaria renovación en la plantilla y para ello fichó al holandés Gio van Bronckhorst, al guardameta alemán Stefan Klos o al central escocés Hendry. Gascoigne regresó a Inglaterra para fichar por el Middlesbrough, pero salvo actuaciones aisladas nunca recuperó el nivel. El personaje comenzó a ganar la partida al futbolista y sus problemas con el alcohol fueron haciéndose paulatinamente más grandes. Siempre fue una presa fácil de la prensa inglesa, ávida de personajes como el ex futbolista inglés. Hoy Gascoigne trata aún de librarse de sus adicciones mientras el equipo procura regresar, como Rangers Football Club, a la máxima categoría del fútbol escocés. Dos difíciles caminos de quienes un día fueron grandes de la mano.



El Barça vence pero no convence

Posted: 03 Sep 2012 03:21 AM PDT


El FC Barcelona superó al Valencia CF por la mínima gracias a un zapatazo inapelable de Adriano a la salida de un córner. Los blaugranas suman y siguen mientras se mueven lejos de su mejor versión; la mejor noticia para los blaugranas es haber arrancado la Liga BBVA con tres victorias, algo que no se lograba desde la época de Louis Van Gaal. El Valencia, en cambio, apenas ha sumado dos puntos en las tres primeras jornadas, lo que ha ido disipando las buenas sensaciones dejadas en el Bernabéu.

Tito Vilanova siguió con los cambios o rotaciones en el equipo. Más allá de la elección del lateral izquierdo, lo más llamativo fue las ausencias de Busquets e Iniesta para recibir al tercer mejor equipo de la Liga. Guardiola ya cometió en su momento el error de minusvalorar a un rival con las rotaciones (recuérdese la derrota en Pamplona del curso pasado con Sergi Roberto de titular) y a Tito le pudo haber ocurrido anoche.

Por mucho que el partido sea en el Camp Nou, el equipo che no parece el equipo más indicado para presentarse sin dos puntas del triángulo que mueve al equipo, siendo uno de los sustitutos un debutante. Si el estado físico es una preocupación principal, no se entiende la titularidad de Alves, con el bíceps femoral tan tocado que, tras perderse el duelo del Bernabéu, no pudo jugar más de medio partido.

Alex Song estrenó titularidad y cuajó un buen partido. Aseguró el pase en las primeras fases de construcción y leyó con acierto los momentos en los que situarse entre los centrales para formar una línea de tres que cubra la subida simultánea de los dos laterales. Lo que más tiene que trabajar es la movilidad en la medular y la elección de los movimientos de presión, aunque, tratándose de su segundo partido como blaugrana, su nota global es buena. Parece que podría adaptarse al puesto mejor que Mascherano.

Mauricio Pellegrino jugó con su once tipo si tenemos en cuenta los problemas físicos de Gago, que dejó su sitio a Albelda hasta su entrada a un cuarto de hora del final, y los de Mathieu, que provocó el debut de Cissokho como titular. Soldado se quedó a unos centímetros de adelantar a los suyos con un disparo teledirigido que lamió la escuadra de Valdés. El Valencia no volvería a acercarse tanto al gol hasta el último minuto con el cabezazo de Víctor Ruiz. El único que encontró anoche el camino a la red fue Adriano Correia, que aprovechó un córner botado en corto entre Xavi y Messi para lanzar un misil imparable que entró por donde duermen las arañas.

El Barça estuvo a punto de aprovechar el momento de tembleque de su rival tras el gol para poner más tierra de por medio, con las ocasiones de Pedro y, sobre todo, la de Cesc, que cruzó tanto su disparo picado que acabó besando la madera. Pedro y Cesc están viviendo un inicio de la temporada muy diferentes. El canario parece haber recuperado lo que había perdido hace más de un año, ese punto de vertiginosidad y esa sensación ubicuidad con los que sentó a Henry y asombró a propios y extraños.

En el otro polo está el de Arenys. El caso Fàbregas no es cuestión de que no encuentre su sitio (¿volante, mediapunta, falso nueve?) sino en que no está siendo capaz de ser determinante en las victorias del equipo. En lo horizontal, el heredero del Cuatro no acaba de entrar en el compás de Xavi, y en lo vertical, no desequilibra tanto como se espera de él. Son las mismas carencias con las que se presentó el curso anterior en su vuelta a casa, pero agravadas por dos circunstancias: ahora no lo compensa con goles (como en la primera fase de la la pasada temporada) y, lo que es más preocupante, no da muestras de haber aprendido mucho en un año.

Está claro que necesita más tiempo y puede que un público paciente le sirviera de más ayuda que escuchar como crece el runrún a su alrededor. Calificar a estas alturas a Cesc como no apto para el proyecto blaugrana no es más que absurdo. Su proceso de crecimiento puede haber sido considerablemente afectado por el cambio de entrenador: está por ver cuál es el rol (o los roles) que le acaba marcando Tito. Cesc necesito tiempo y confianza. Si la grada o su propio técnico le provocan una sensación de jugar permanentemente con la espada de Damocles pendiendo sobre su cabeza, no se le estará ayudando a encontrar la luz al final del túnel.

A media hora del final Iniesta salió en el lugar del de Arenys. El Barça experimentó cierta mejoría en el tramo intermedio del segundo tiempo, pero sería injusto determinar que la única razón fue el cambio del catalán por el manchego. Por entonces el Valencia ya no iba sobrado de combustible, lo que le supuso defender unos cuantos metros más atrás y no mostrarse tan brioso en sus salidas. Eso permitió a Xavi adelantar el campo de operaciones y, jugándose mucho más cerca del área che, también creció la sensación, un tanto irreal, de que el equipo había mejorado.

En ese tramo de más control de la posesión fue cuando menos encontró el Barça el camino hacia la portería de Diego Alves (más de veinte minutos sin ningún disparo a puerta). Cuando volvió a probar suerte, cómo no, por medio de Messi, el argentino volvió a encontrarse con la figura de un portero que siempre se crece ante él. Los problemas para cerrar los encuentros es una de las dolencias que Vilanova debe tratar como nuevo cirujano jefe. Es una cuestión ya no sólo de arriesgarse a perder puntos, sino también de ahorrarse las grandes dosis de esfuerzo que, cerrando un partido a tiempo, quedan reservadas para futuros momentos de exigencia.

El Barça no estuvo nada lejos de acabar cediendo un empate. Ya en el descuento, Tino Costa botó un córner con veneno al primer palo que Víctor Ruiz mandó fuera por muy poco. Libre de marca, llegando con más potencia desde atrás (una de las desventajas de la defensa en zona), se comió a Mascherano y se adelantó a un cariacontecido Valdés. El Valencia no pescó un punto a última hora por unos pocos azarosos centímetros.

El Barça de Tito necesita mejorar, eso es indudable. Pero al equipo, en general, le vale lo mismo que decíamos sobre Cesc en particular. Está empezando el curso y el equipo aún está verde. Sin embargo, en la Liga está cumpliendo con las exigencias, llevando los deberes al día. Mientras siga así, ya habrá tiempo de evaluar el Tito Team cuando lleguen los exámenes de verdad. Mesarse los cabellos a primeros de Septiembre sería de locos.

El Valencia de Pellegrino no acaba de arrancar. Comenzó con un buen empate en el Bernabeú, pero en su estreno en casa acabó perdiendo dos puntos ante el Depor tras haber ido ganando por 3-1. Y anoche no se llevó nada bueno del Camp Nou. El equipo che está necesitado de puntos, con sólo dos en tres partidos, pero no hay que obviar que dos de esos duelos fueron nada más y nada menos que sendas visitas a Madrid y Barcelona. Esas dos fechas que casi todos dan por perdidas en sus calendarios, ellos ya se las han quitado de encima, arrancando un punto de la capital. Ahora habrá que ver cómo se recupera Gago y si como apuntó en los primeros partidos, el equipo crece alrededor de él.

Vídeo | YouTube



No hay comentarios:

Publicar un comentario