viernes, 14 de septiembre de 2012

Notas de fútbol

Notas de fútbol

Link to Notasdefutbol

Justice for the 96: la verdad oculta tras el Desastre de Hillsborough

Posted: 14 Sep 2012 05:59 AM PDT

PHOTO1342770715 de Abril de 1989. Semifinal de la FA Cup entre el Liverpool FC y el Nottingham Forest en el Hillsborough Stadium de Sheffield. Noventa y seis aficionados reds fallecen por asfixia y/o aplastamiento al verse atrapados entre una avalancha de gente y la valla de una de las gradas. 23 años después por fin sabemos que lo afirmado entonces por la policía, que el Desastre de Hillsborough fue únicamente culpa de los hinchas, no es la verdad. Pero comencemos por el principio.

En el año 89 el fútbol inglés estaba en pleno cumplimiento del castigo de cinco años sin competir en torneos internacionales impuesto por la UEFA tras la tragedia del Estadio de Heysel. El 29 de Mayo de 1985, en los prolegómenos a la final de la Copa de Europa entre Liverpool y Juventus, los aficionados reds invadieron la grada que les separaba de los tifosi italianos, provocando el pánico colectivo, una consiguiente avalancha y, finalmente, la muerte de 39 personas, la mayoría de ellas aficionados juventinos.

Aprovechando estos antecedentes y totalmente desbordada ante la magnitud de la catástrofe, la policía de Sheffield culpabilizó a la afición del Liverpool de las 96 muertes ocurridas en Hillsborough. La explicación fue así de simple: los hooligans, enloquecidos por sus habituales excesos con el alcohol, habían provocado una avalancha al entrar en el estadio con las consecuencias ya conocidas. Para demostrar esa acusación filtraron al diario The Sun una serie de informaciones de una monstruosa gravedad: los supporters del Liverpool no sólo habían provocado casi un centenar de muertes, sino que luego se habían dedicado a orinar encima de los policías y, después de lo ocurrido, en un acto de incompresible inhumanidad, habían llegado a robar las pertenencias de las víctimas de sus propios bolsillos. Ahí tenéis la portada del periódico:portadathesunhillsboroughdisaster2

A la investigación policial realizada por el Gobierno Thatcher se le dio carpetazo en un año. La única verdad, The Truth como decía The Sun, era la antedicha: la culpa había sido exclusivamente de los crueles y desalmados aficionados reds. No tardaron en salir voces discordantes: los supervivientes de la tragedia negaban taxativamente lo afirmado por la policía; sin embargo, con los antecedentes de Heysel, nadie parecía dispuesto a creerles. Pero los que estuvieron allí y salvaron la vida, junto a las familias y amigos de los muertos, y, por extensión, todos los aficionados reds, se negaron a aceptarlo.

Bajo el lema Justice for the 96, la afición del Liverpool ha pasado más de dos décadas peleando por limpiar su nombre hasta lograr, bajo el auspicio del obispo James Jones, que se abriera una nueva investigación que esclareciera lo ocurrido. Gracias a la presión social y tras reunir más de 140.000 firmas de apoyo, el Gobierno inglés aceptó saltarse la limitación de los 30 años necesarios para hacer públicos documentos confidenciales y dio luz verde a la investigación.

La comisión independiente creada al uso estudió más de 450.000 páginas con informes de toda índole. Las conclusiones fueron expuestas en la Cámara de los Lores por el Primer Ministro, David Cameron, tras lo cual dio un paso adelante y pidió perdón a las víctimas en nombre del Gobierno:

  • “Ni la Policía ni el servicio metropolitano de ambulancias de South Yorkshire activaron el procedimiento de incidentes graves. Las comunicaciones entre todos los servicios de emergencia fueron imprecisas y mal expresadas, lo que llevó al retraso, el malentendido y el fallo en el despliegue de policías para tomar el control y coordinar la respuesta de emergencia“.
  • “Las transcripciones del sistema de control de ambulancias muestran que los funcionarios del servicio, presentes específicamente para responder a un incidente grave más que para el control de grandes masas, fueron más lentos que la Policía para identificar y darse cuenta de la gravedad de la avalancha”.
  • “Los documentos revelados muestran pruebas claras y repetidas de fallos en el liderazgo y en la coordinación de la respuesta de emergencia”.
  • Según las investigaciones forenses, 41 de los 96 fallecidos pudieron haber tenido la posibilidad de sobrevivir de haber recibido la atención adecuada. Los informes post-mortem han hallado que 28 de las víctimas no sufrieron obstrucción sanguínea, y que 31 de ellas presentaban evidencias de que su corazón y sus pulmones continuaban funcionando después de la avalancha. Por lo tanto, el estado de asfixia de muchos de los fallecidos era reversible.hillsborough-disaster
  • La policía y los servicios de emergencia de South Yorkshire (condado al que pertenece Sheffield) realizaron “firmes esfuerzos” para evitar su culpabilidad en la tragedia.
  • En el informe de 1990 se alteraron las pruebas que demostraban la multitud de errores de la policía en el control de los accesos al estadio y a la hora de reaccionar ante la ocurrido. El informe declara que la policía de Sheffield, viendo que no acabarían de hacer entrar a tiempo a todos los aficionados, abrieron unas puertas sin el debido control, lo que provocó el comienzo de la avalancha.
  • 116 de las 164 declaraciones de los testigos fueron censuradas o directamente eliminadas para ocultar las acusaciones que en ellas se vertían sobre la actuación policial. En el plan para culpar a los aficionados se llegó a los siguientes extremos:
  • Se realizaron pruebas de alcoholemia a todos los fallecidos y algunos de los supervivientes, entre los que se incluyeron a niños de hasta 10 años de edad. Estos tests fueron ocultados y, posteriormente, eliminados.
  • Desde las primeras horas tras la tragedia la policía investigó los antecedentes penales de las víctimas, especialmente de aquellas de las que no se podía probar el consumo de alcohol, en un claro “intento de poner en entredicho la reputación de los fallecidos“.

Increíble pero cierto: pruebas de consumo de alcohol en niños y muertos, investigación de antecedentes penales, declaraciones de testigos censuradas, alteración de pruebas… Todo ello al mismo tiempo que la policía filtraba a un diario sensacionalista auténticas aberraciones como las que sacó en portada The Sun. Veintitrés años de mentiras tan injustificables como imperdonables.

therealtruththesunMuchos han sido los implicados que ahora se han apresurado a pedido perdón, entre ellos David Compton, actual jefe de Policía de South Yorkshire, o Kevin McKenzie, editor por entonces de The Sun y responsable principal de la vomitiva portada. Llegan veintitrés años tarde, como esta portada de The Sun con lo que ellos llaman ahora “The Real Truth”.

Tras conocer las nuevas conclusiones, la asociación de víctimas (Hillsboroug Family Support Group) ha solicitado al Fiscal General que reabra el caso atendiendo a los informaciones recientemente conocidas.

En conclusión, está claro que en lo ocurrido en Hillsborough algo tuvo que ver el comportamiento de los aficionados. Pero ellos no fueron los únicos culpables, ni siquiera los principales culpables de que la tragedia llegara a semejantes dimensiones, con 96 fallecidos.

Los servicios de emergencia y la policía no supieron reaccionar ni calibrar la gravedad de lo ocurrido y, a posteriori, quisieron ocultar su grado de responsabilidad, encubriendo sus fallos y orquestando un plan para culpar a la afición, a la que pretendieron presentar como una jauría de borrachos y malhechores.

Dos décadas después el fútbol, y todo lo que le rodea, ha cambiado mucho. Para mejor. Pero todavía existen (y posiblemente seguirán existiendo) casos de los que lamentarnos. Ya sea por la violencia de los ultras (recordemos a Aitor Zabaleta), por la inoperancia de las fuerzas de seguridad (Tragedia de Port Said) o, directamente, por un abuso de la fuerza policial (como ocurrió recientemente en la muerte de Íñigo Cabacas). Al menos hoy, por fin, ha habido justicia para Los 96.

Vía | El País
Más Información | What exactly did happen on 15th April 1989?, en la web oficial de Hillsboroug Family Support Group
En NdF | La Tragedia de Port Said: el fútbol como combustible del caos
En NdF | Íñigo Cabacas falleció por un abuso de fuerza policial



No hay comentarios:

Publicar un comentario