sábado, 15 de septiembre de 2012

Diarios de Futbol

Diarios de Futbol

Link to Diarios de Futbol

RCD Mallorca, continuación de un proyecto ilusionante

Posted: 15 Sep 2012 03:37 PM PDT

Desde casa de Tolo Nadal a Son Moix hay quince minutos a pie. Los mismos que de su casa al Lluís Sitjar, por si les da por volver. Un gol de Tristán en Amsterdam, las faltas de Campano y no atreverse a saludar a Casadesús en unos recreativos. Y Eto’o, siempre Eto’o. Empezó periodismo para escribir sobre el Mallorca pero no lo terminará hasta que dejen de ponerle exámenes después de los partidos de copa.

El mallorquinismo eleva a norma ese patrón de carácter tan isleño consistente en mirar a otro lado cuando algo resulta doloroso e irreversible” – José Sanchís, sobre el Sitjar y sobre la vida en uno de los primeros números de Panenka. Así, la masa social del RCD Mallorca se ha ido desintegrando hastiada de fraudes económicos, empresarios sinvergüenzas y bochornosas actuaciones repartidas entre cuerpo técnico, directiva y federación de penyas. Hace un año la entidad daba un viraje de 90º y apostó por el que a la postre se convertiría en la verdadera estrella del equipo: el míster. Caparrós se encontró con un grupo blando, pálido, todavía asustado por los fantasmas del descenso que habían asolado la temporada anterior. Pieza a pieza, de manera tosca y sin enamorar a nadie, se construyó un bloque que en dos meses pasó de temer al infierno a quedarse a noventa minutos del cielo europeo. Llegó el verano, se aseguró la continuidad de Xim, el entrenador antes conocido como Jokin y, por fin, se hizo honor al sobrenombre de la isla de la calma. Desde la sensatez, el Mallorca vive el septiembre más ilusionante en casi 10 años.

Gran parte del triunfalismo que se respira se debe al buen hacer de la secretaría técnica. Tras dos años de palos de ciego, nadie hubiera creído posible que jugadores con el cartel de Javi Márquez o Geromel aterrizaran en la isla. Ya no hablemos de Giovanni, de lejos el fichaje más mediático de la historia del club. Si bien es cierto que Eto’o y Arango se hicieron aquí, Dos Santos llega como una realidad, al menos al otro lado del charco. Mientras que en términos deportivos se antoja difícil que iguale el rendimiento del Chory Castro en el pasado curso, a nivel institucional es ya un éxito rotundo. Hasta 700 personas le dieron la bienvendia en Son Moix (repito: mucha gente en Son Moix) y la tienda del club se vio colapsada por la demanda de camisetas. Y lo mejor es que viene en propiedad y casi regalado.

A pesar de todo, no se puede obviar que el Mallorca viene de perder a sus dos mejores jugadores. Ramis, junto a Chico, era uno de los centrales más solventes del campeonato y Castro participó directamente en 18 de los 42 goles de los bermellones, casi la mitad. La cesión de Arizmendi cuenta con más sombras que luces y aún es pronto para juzgar a Conceiçao y Antonio López; se sigue esperando a Alfaro y todavía no se sabe si Nsue es delantero, extremo o lateral. Nimiedades comparadas con la espectacular progresión de Pina, el nuevo ídolo de la grada y la próxima gran venta del Mallorca. Corta, distribuye, pega y manda. Y se asocia de lujo con Pereira, quien deberá repartirse con Gio la misión de aportar desequilibrio y fantasía, cualidades que escasean en la plantilla. El equipo es ordenado, férreo, crudo y trabajador, que recuerda irremediablemente al glorioso Mallorca 97-99. Porque da igual que Aragonés los metiese en Champions o que Manzano ganara la Copa, el que añoran todos, el mallorqueta de siempre, es el de Cúper y el de ahora entusiasma porque se le parece. Por eso no sorprende que en la isla se hable más de Europa que del descenso, objetivo viable a poco que Víctor y Hemed vean puerta. Pero es el Mallorca, qué coño queremos aquí. Si algo diferencia a esta entidad es la capacidad de sobrevivir a su marcado carácter autodestructivo. Pintorescos ejecutivos continuarán intentando comprar el club sin poner un duro, la directiva no dejará de ver fantasmas por todos lados y puede que incluso sufran para salvarse. Entonces en Son Moix mirarán a otro lado. Pero antes, la ilusión.

Lo mejor: La sensación de que el Mallorca es un equipo difícil al que enfrentarse, que regalará poco puntos. Que Nunes no envejece, Javi y Pina prometen y Gio dos Santos entusiasma.

Lo peor: Las expectativas desmedidas de prensa y afición, la falta de recambios de garantías para los mediocentros titulares y que el equipo no sea capaz de enganchar, a pesar de que los fieles lo son más que siempre.

Un pronóstico: Algún lugar entre el sexto puesto y el undécimo, en teoría. Pocos puntos volarán del Iberostar Estadio y se verán muchos, muchos empates.

En DDF| La fuerza, la garra, la lucha y la intensidad
En DDF| Giovani está para jugar en el Cruz Azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada