martes, 11 de septiembre de 2012

1001 Experiencias

1001 Experiencias

Link to 1001 Experiencias - Men Expert de L'Oréal

Peregrino en moto a Cabo Norte

Posted: 11 Sep 2012 12:00 AM PDT

Cabo Norte es un destino mítico para cualquier motorista. Para mí, que he llegado a Ciudad del Cabo en moto, casi era una obligación personal alcanzar el punto más septentrional de Europa. Ahora que inicio una vuelta al mundo por los cinco continentes a lo largo de 18 meses, ¿qué mejor comienzo que estrenarla con una travesía a lo largo de toda la Península Escandinava?

Sin embargo, un punto de escepticismo late en mi interior. ¿Y si no es para tanto? ¿Y si el viaje es una apretada caravana de trotamundos por un largo parque de atracciones con renos domesticados y mil santa claus riendo sonoramente jo jo jo? Sea como fuere, estoy decidido a verlo por mí mismo.

Las rutas a través de Suecia y Finlandia son las más directas y rápidas. Bosques, lagos, suaves colinas, mosquitos inclementes, buenas carreteras con poco tráfico y precios altos pero aun razonables. El camino, sin embargo, se puede hacer bastante aburrido.

Noruega es otra cosa. El país es una maravilla arrugada, irregular, caótica. El paraíso motociclista, especialmente para los que venimos del sur de Europa. El mar entra a su antojo en una tierra verdísima y abrupta. La inunda, la rompe y la destruye y le da la forma más insólita posible. Son los fiordos, que se suceden hasta dejarte harto de belleza y de kilómetros.

Cojo el ferry en la llana Dinamarca y tras una cómoda navegación desembarco en Kristansand casi a media noche. Todavía es de día. Algo insólito para un español. Sin embargo, no tengo problemas de alojamiento. En el barco he conocido a un matrimonio noruego que regresa de sus vacaciones en una BMW RT 1150. De nuevo se produce el milagro de la solidaridad entre motociclistas. Me alojan en su casa y eso me permite conocer de cerca la cordialidad de los noruegos, algo único en el mundo.

Al día siguiente me dirijo a Estavanger recorriendo una bellísima zona montañosa. Estoy teniendo una suerte fabulosa con el tiempo. Hace sol y las piedras brillan como joyas milenarias. En la localidad visito un monumento asombroso. Son tres espadas de diez metros clavadas en el suelo. Sverd i Fjell recuerda los lejanos tiempos de los vikingos y la unión de toda Noruega bajo un solo rey, Harald Hárfragre, tras una batalla en el año 872.

Luego viajo a Bergen. He de sortear unas heridas tremendas en la piel del monstruo. Para superar tantos fiordos y montañas cada poco tiempo se suceden túneles de muchos kilómetros. O viaductos. O ferris. Muchos ferris. He perdido la cuenta de cuantos ferris he cogido ya, aunque tienen la ventaja de que se hacen amigos. Cada vez que me detengo a esperar uno de estos barcos, aparecen más motos. Es fácil entablar conversación con los motoristas noruegos, que disfrutan como nadie la temporada estival. Gracias a estas conversaciones obtengo mucha información y compañeros de ruta.

En uno de estas obligadas pausas he conocido a un policía de Bergen que monta en una Suzuki Vstrom 1000. Una gran moto que ya no se vende en España. Viajamos juntos hasta la animada ciudad donde los moteros locales se reúnen frente al mercado de pescado. Abundan las motocicletas custom pero también las deportivas, aunque los limites de velocidad son estrictos en este ordenado y bello país.

Siguiendo la asimétrica línea costera me desvío hacia el interior para coger la famosa Trollstigen. Atravieso un larguísimo túnel y de repente broto al otro lado del glaciar. El escenario es de alta montaña, asolada por un clima extremo que la convierte solo en accesible durante el corto verano.

Hoy toca recorrer esa maravilla de la ingeniería civil llamada Atlantic Road, famosa por su anatomía retorcida sobre el bravío océano. Tengo suerte, el día luce soleado y he conocido a otro amable noruego que monta una Yamaha. Vamos juntos hasta el retorcido puente y así podemos turnarnos para hacernos fotos mutuamente.

Los días se suceden sin más incidencias que el disfrute del pilotaje. Antes de que me dé cuenta he cruzado el Círculo Polar Ártico. Aquí viven los Sapmi o indigenas de Laponia. Son gente tranquila y pacífica que se esfuerza por conservar sus tradiciones en un mundo cada vez más moderno.

Cuando la carretera solo lleva a Cabo Norte se vuelve realmente prodigiosa. Recorre la orilla de un fiordo inmenso, asolado, sin apenas viviendas ni vegetación, solo una hierba rugosa y corta que crece desesperada sobre la más áspera roca. En las bahías hay algunas cabañas de pescadores, barquitos y plataformas sostenidas como palafitos sobre el agua gélida. La carretera ondula apegada a este litoral calmo que hoy reluce bajo un sol oblicuo ofreciéndome un paisaje soberbio y fascinante. Esto es completamente real y no un decorado.

Pero también es como una peregrinación religiosa. Todos los vehículos que compartimos la vía tenemos un mismo destino. No hay otro al que llegar. Cabo Norte. El mito noruego. Me cruzo con algunas motos. Hay algo casi místico en nuestros saludos. Un reconocimiento mutuo de creyentes en la misma fe. Ellos ya han estado, yo estoy muy cerca.


Atravieso un larguísimo túnel de casi 8 kilómetros. Subo una colina pelada apretando gas en unas curvas amplias y bien peraltadas, y al arribar a la cima, aparece. Es un verdadero hachazo en el horizonte que se llena de luz naranja y Mar de Barents. Es el sol de medianoche. Lo tengo delante de mí, rajando el cielo con una franja paralela al horizonte. Una señal indica: Noordkapp 20 Km. Comienza un descenso vertiginoso en el que solo pienso en llegar.

Alcanzo una meseta más y por fin veo el último peaje y la anhelada señal: Nordkapp. Ya está, he llegado. Me rodean los renos, las rocas, los líquenes, los fiordos y el mar color plomo. Más allá no hay nada más. Solo hielo y el norte magnético de la Tierra.

Ahora sí, ahora ya puedo decir que Cabo Norte es un lugar asombroso, que el viaje hasta aquí sigue siendo la gran aventura europea. El gran desarrollo económico de Noruega suaviza las aristas de la travesía, pero cruzar la línea del Círculo Polar Ártico supone penetrar en un territorio agreste, salvaje, solitario y aún puro. Pureza, esa quizá sea la palabra que mejor defina estos paisajes noruegos.

En 1001 Experiencias | Una vuelta al mundo con Alicia Sornosa
En 1001 Experiencias | Namibia desde una avioneta (aterrizando con sudores)

Puedes ver el artículo original completo: 1001 Experiencias - Men Expert de L'Oréal">Peregrino en moto a Cabo Norte

Ryan Reynolds, definitivamente quizás

Posted: 10 Sep 2012 11:43 PM PDT

Hace unos meses dedicábamos un post a uno de los hombres que, en los años 70, revolucionó Hollywood. Lo hizo en los despachos, frente o detrás de las cámaras y, muchísimas veces, encima de una cama. Ese hombre era (es) Warren Beatty, entonces un don juan que supo librarse del difícil sanbenito de galán sin sesos –el equivalente masculino a la rubia tonta que, por ejemplo, Brad Pitt ha tardado 20 años en sacarse de encima– para demostrar que sí, que tendría un cuerpo para el pecado pero también una mente para el negocio del cine.

Me pregunto si, dentro de 20 años, diremos lo mismo de otro de los guapitos oficiales del cine de hoy, Ryan Reynolds: uno de esos cuerpos perfectos, sonrisa Profiden y personalidad difusa que acumula blockbusters fallidos y colecciona rubias. Aunque, a diferencia de otro gran connoisseur de blondas, Alfred Hitchcock claro, Ryan no las persigue y atormenta, él sólo se casa con ellas. Y no sé qué es peor.

Ryan Reynolds junto a su ya entonces ex esposa Scarlett Johansson.

La primera señora de Reynolds fue Scarlett Johansson, parienta de Ryan entre 2008 y 2011. ¿La última? Blake Lively, la niña pija de 'Gossip Girl', con la que acaba de casarse justo antes de que la tengamos en nuestras pantallas como salvaje vértice del último triángulo de Oliver Stone (junto a otros dos aspirantes a sosos de la década como son Taylor Kitsch y, menos, Aaron Johnson). A la Lively le toca ahora eso de en la salud y en la enfermedad, o traducido en términos hollywoodienses, los éxitos y los gatillazos. Y de eso ya sabe la rubia, co-sufridora junto a su flamante marido de un proyecto de super-franquicia que se quedó en nada: 'Linterna verde'. El flechazo parece que es lo único positivo que surgió de… esto:

Puede que revolucionar nada, a estas alturas del juego, sea pedir imposibles y que todo sea cosa de la envidia. Verde, claro. Este Ryan no será Gosling pero el chico triunfa como un rey… nolds. Y si el chiste no ha provocado que aparquéis la lectura sine die, revisad conmigo el currículum de conquistas de nuestro hombre: fue novio de Rachael Leigh Cook, morenaza a la que la se adora en esta casa desde que se pusiera coleta y orejas de gata en ‘Josie y las melódicas’ y a la que siguió rollo stalker hasta Londres cuando era un don nadie; se prometió con Alanis Morrissette –otra morena, ¿no es irónico?– y tuvo líos con Sandra Bullock y, ahora sí, con rubias como la modelo alemana Agnes Fischer o Charlize Theron. Más que verde, Reynolds se ha puesto morado.

Rachael Leigh Cook, Alanis Morrissette, Agnes Fischer, Sandra Bullock y Charlize Theron.

Muy bien. La faceta seductora de Reynolds aprueba con nota pero… Hay algo más detrás de esa fachada lustrosa, ¿no? Pues definitivamente, quizás. Yo me quedo con el actor que no sale en las grandes producciones, el que se mueve como pez en el agua en comedias gamberras ('Van Wilder'), indies ('Paper Man') o románticas con giro ('Definitivamente, quizás', lo habéis adivinado). Como él hay muchos, diréis. Pues sí, pero es que Reynolds también saca punta a los thrillers pasados de vueltas en los que muere hasta el apuntador ('Smokin' Aces') o se atreve a desafiar miedos –sufre claustrofobia– y encerrarse en un ataúd, durante 17 días en Barcelona, para protagonizar para un director gallego una película como 'Buried (Enterrado)', en la que eso de estar solo es mejor que estar mal acompañado es llevado a otro nivel… Será el eslabón débil del spin-off de Lobezno, el hombro sobre el que llora la Bullock (y viceversa) y Wesley Snipes le puede dar un par de lecciones actioners pero a Reynolds le van los riesgos... En pantalla, al menos: en la vida real le dió por hacer puenting estando de vacaciones en Zurich y se pegó tal costalazo que se rompió una vértebra. Acción la justa. Y frente a una cámara, por favor. 

Y llegamos al momento confesión. Ryan Reynolds es uno de mis guilty pleasures de uno de mis placeres más confesables de los últimos años: 'Adventureland', un ejercicio nostálgico sublime en el que este cachas interpreta a un digno sucesor del chico de la moto de Mickey Rourke en 'La ley de la calle'. Un espejo roto, un héroe con los pies de barro, un tipo que tocó con Lou Reed pero que, ahora, se dedica a seducir teens crepusculares en un caduco parque de atracciones poblado por el cast del SNL y con vecinos de 'Freaks & Geeks'. Definitivamente aquí sí me creo a Reynolds, un Ryan de liga menor pero que, quizás, tiene más ases escondidos que las rúbias con las que se casa.

En 1001 Experiencias | Peter O'Toole, la leyenda del santo bebedor
En 1001 Experiencias | Joaquin Phoenix sigue estando por aquí

Puedes ver el artículo original completo: 1001 Experiencias - Men Expert de L'Oréal">Ryan Reynolds, definitivamente quizás

No hay comentarios:

Publicar un comentario